Los muros vegetales, ya sean de interior o de exterior, son ante todo seres vivos. Por consiguiente, requieren un mantenimiento manual regular y monitoreo en casos específicos.

Los distintos puntos de monitoreo y mantenimiento son:

El riego y la fertilización del jardín vertical (número de visitas a adaptar según el clima, la estación del año, la invernada de las plantas para muros vegetales exteriores y con riesgo climático más acentuado);
Control fitosanitario de las plantas;
Las operaciones regulares de poda de las plantas;
La limpieza regular de la pared vegetal (remoción de hojas muertas y polvo).